“La Leonor”: establecimiento dedicado a la lechería

Compartir

En Colonia El Guajhó, se encuentra ubicado el establecimiento “La Leonor», propiedad de la  productora paippera Mirtha Leonor Méndez, aunque se trata de un emprendimiento donde trabaja toda la familia.

Este sábado en el marco del plan de Fortalecimiento de Cuencas Lecheras que lleva adelante el Ministerio de la Producción y Ambiente, a través del Programa Lechero, el establecimiento recibió un equipo de ordeño mecánico, para vacas, directo al tarro para instalación fija con dos bajadas y dos tarros lecheros de 40 litros cada uno, con el objetivo de trabajar con una mayor higiene en el proceso de extracción de la leche disminuyendo la posibilidad de contaminación y mejorando, así, la calidad de leche obtenida.

En contacto con la Agencia de Noticias Formosa (Agenfor) contó primero que la actividad es una herencia familiar, ya que desde pequeños “amansábamos vacas para ordeñar, las ordeñábamos y mi madre hacía el queso”, producción que llegó a las sesenta lecheras.

Leonor continuó el trabajo familiar y se dedicó al ordeñe, con el paso del tiempo se interiorizó de la mecanización que podía favorecer en tiempo a su establecimiento y así lo comentó: “Ahora traigo la vaca y le prendo la máquina, es mucho más fácil y me lleva menos tiempo”, señaló, no sin antes mostrar sus manos gastadas, por los años que lleva ordeñando en forma manual.

“Acá somos dos: mi marido y yo, mi hija vive en el centro, pero también viene a trabajar. Otro hijo mío se fue a trabajar a Buenos Aires, está muy bien como encargado de un edificio, pero quiere volver al campo, por eso pone su granito de arena para que sigamos creciendo como emprendimiento” enfatizó Méndez.

Al valorar el esfuerzo del gobierno provincial en entregarle el equipo de ordeño mecánico, señaló que “si yo voy a ir ahorrando va a ser muy lerdo para mí, porque de lo que gano también tenemos que vivir y vestirnos”.

Esta innovación tecnológica le permitirá a la productora reducir el tiempo destinado al ordeño, pudiendo ordeñar más vacas en menos tiempo, mejorar las instalaciones de ordeño, pasando de un ordeño manual y “a cielo abierto” a un ordeño mecánico en sala.

También optimizar las condiciones familiares de trabajo humanizando la tarea de ordeño y aumentar la producción de leche dada la posibilidad de incrementar el plantel lechero, mejorando su escala y negocio.